VARIOS TRUCOS PARA PELAR PIMIENTOS ASADOS

1. Limpiar los pimientos con un paño húmedo, secarlos y untarlos ligeramente con aceite, asar en el horno.
Una vez asados, colocarlos en un plato hondo y tapar con otro plato.
Al enfriarse lentamente, la piel se separa de la pulpa y resulta más fácil de quitar.
2. Una vez asados, envolved los pimientos en papel de aluminio y dejarlos ahí hasta que se enfríen. Cuando empecéis a pelarlos, veréis que la piel sale sola.
3. Se untan con aceite y se asan. Después se meten en una bolsa de plástico que ataremos y una vez fríos, se pelan.
4. Hay quien los envuelve en un paño de cocina hasta que se enfrían.
En casa suelo usar el truco del papel de aluminio y funciona.
El resto de los trucos me los han dado en facebook. Un día puse una foto con los tres pasos a seguir con el truco que tengo y pedí más opciones.
Días después, decidí añadirlas a esta entrada.
Gracias a los seguidores del blog que contaron sus trucos en la página facebook de este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.