Cómo hacer sal de azafrán de la Mancha

Hacer sal de sabores o de colores es muy fácil. Si, ya se que las venden hechas y son estupendas, pero ¿y si tienes el capricho de hacerla tú? o ¿y si te has quedado sin esa sal con sabor y la necesitas urgentemente cuando todas las tiendas del mundo están cerradas?

Para hacerla he seguido un procedimiento parecido al del azúcar de naranja que publiqué hace bastante tiempo.

En esta ocasión he usado azafrán pero la puedes hacer igual con vino si quieres conseguir sal con ese color.

Sobra decir que si la quieres más oscura o con más aroma, debes hacer la infusión más concentrada. Es decir, que eches más hebras o que repitas el proceso desde el principio una vez se ha secado la sal.

Puedes utilizar la sal que más te guste.

Ingredientes: 

100g de sal en escamas

30ml de agua

10 o 12 hebras de azafrán de la Mancha con DOP (Denominación de Origen Protegida)

Elaboración:

Haz una infusión con las hebras de azafrán. (ver consejos al final)

Mezcla con la sal.

Coloca papel de hornear sobre la rejilla del horno y echa encima la sal. Cuanto más esparcida esté, antes se secará.

Hornea a 80º durante 20 o 30 minutos aproximadamente. Puedes tocarla con los dedos para comprobar que está bien seca.

Guárdala en un tarro de cristal. Aguanta hasta el infinito y más allá.

Consejos:

Para hacer la infusión de azafrán, echa las hebras en agua templada y déjalas ahí hasta el día siguiente. Necesitarán 24 horas para soltar todo su aroma, color y sabor en el agua. Quedarán completamente blancas. Quítalas cuando vayas a mezclar el agua con la sal. Conviene no triturarlas porque es más cómodo apartarlas. No deben tostarse porque pueden quemarse y estropear el resultado.

El azafrán debe ser de calidad. Siempre uso azafrán de la Mancha con DOP. Sólo así estoy segura de su calidad y procedencia. El resultado final cambia mucho según el azafrán que se emplee.

Si quieres aprender a usar correctamente el azafrán de la Mancha, lee este artículo y verás que si merece la pena utilizarlo y no resulta tan caro como en un principio parece.

Va por ti.

CEBOLLA CARAMELIZADA A SU AMOR

comocaramelizarcebolla

Hace ya bastante tiempo, vi en Lazy blog una entrada en la que Paco explicaba muy bien y paso a paso como caramelizar cebolla sin añadir nada, ni sal ni azúcar, tan sólo aprovechando los jugos de la cebolla, y por falta de tiempo o tal vez por falta de paciencia, nunca lo hacía.

Pero un buen día, se alinearon los planetas y me puse manos a la obra. 

El resultado no pudo ser mejor y por eso, lo publico hoy. Además, me ha venido muy bien, porque la uso para preparar infinidad de aperitivos ya que guardada en la nevera aguanta mucho tiempo, por eso, es mejor hacer bastante.

Según el uso que vayamos a darle o el aspecto que queramos que tenga, la cortaremos de una u otra manera. En mi caso, muy picada, en brunoise.

LLenar el fondo de la sartén con menos de un dedo de aceite de oliva virgen extra y lo calentamos a fuego medio-bajo. Una vez caliente, se echa la cebolla. Hay que hacerlo a fuego suave, con paciencia..A su amor, como dice mi madre cada vez que las cosas se hacen a fuego lento.

Moved la cebolla de vez en cuando para evitar que se queme y también para que coja un color uniforme. 

No se añade sal ni azúcar ni nada.

Cuando la cebolla ha menguado mucho y ha adquirido un tono marrón, se le echa un par de cucharadas de agua y se remueve para disolver los azúcares de la cebolla.

Pasado un ratito, si la queréis más oscura, añadid otras dos cucharaditas de agua. Así hasta que consigáis el tono deseado.

cebollacaramelizadasinazucar

Ingredientes: 

1kg de cebolla 

Aceite de oliva virgen extra

Nota: la cebolla menguará bastante, pero la cantidad que sale con un kilo es suficiente para que durante una temporada tengáis cebolla caramelizada en la nevera

Va por ti

TRUCO PARA ESCALFAR HUEVOS

 

Ya sabéis que los huevos se deben escalfar echando al agua un chorrito de vinagre pero suelen salir hebras.

Para evitar que salgan muchas hebras, cuando el agua esté hirviendo (a fuego medio), justo antes de echar el huevo, hacéis girar el agua con una cuchara.

Cuando esté dando vueltas echáis el huevo y lo sacáis unos cuatro o cinco minutos después.