CANAPÉS DE TARTAR DE ATÚN ROJO

tartaratúnrojocanapespepino

El tartar de atún es una de mis debilidades y por fin he perdido el miedo a hacerlo en casa. ¡Ya era hora!

Es muy sencillo de hacer y teniendo cuidado de mantener frío el pescado en todo momento, te das cuenta de que no pasa nada.

Hay que picarlo todo con cuchillo, así que, ármate de paciencia y de cariño.

En un principio iba a ser plato principal, pero a última hora decidí hacer canapés y me puse a cortar rodajitas de pepino para usarlas como base y tomar el tartar como aperitivo.

Ingredientes:

500g de atún rojo

1 yema de huevo

1 pepino

1 tomate

1 zanahoria

1 cebolleta

2 cucharadas de cebollino picado

Zumo de 1/2 limón

Sal

Pimienta

Perejil

Aceite de oliva virgen extra

Ralladura de limón o de lima (opcional)

Para la salsa *:  

1 ó 2 cucharadas de salsa de soja

1 cucharada de miel

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Un “guisante” de Wasabi (opcional)

Elaboración:

Pon a cocer el huevo. A mi me gusta echarlo con el agua fría y contar 7 minutos desde el momento en que empieza a hervir. Lo retiro, lo dejo enfriar, o lo enfrío bajo el grifo si voy con prisa, y lo pelo.

Mientras el huevo se cuece, pelas y picas el pepino. O bien en brunoise, como dirían los expertos, o bien con un rallador de varias caras y lo haces con la parte que tiene los agujeros más gruesos. Mi consejo es que una vez picado, lo coloques en un colador de rejilla para que vaya escurriendo el agua mientras nos ocupamos del resto de los ingredientes.

Luego pelas y le quitas las semillas al tomate y lo picas igual que hiciste con el pepino.

Con la zanahoria más de lo mismo. Quiero decir que también podrías usar el rallador en lugar de picarla mucho con el cuchillo.

Después vamos con la cebolleta. También en brunoise.

Picas el cebollino.

Colocas todas las verduras en un cuenco.

Separas la yema del huevo que cociste al principio, la pones en un colador de rejilla y la aplastas para que caiga en el bol y se mezcle con las verduras.

Lavas a conciencia el limón. Lo secas muy bien y lo rallas. Reserva la ralladura.

Mezclas muy bien todos los ingredientes y añades una cucharada o dos de aceite de oliva, sal, pimienta y un chorrito de zumo de limón.

Ahora vamos con el atún, que, como ya he dicho antes, hay que picarlo con el cuchillo, con mucho cuidado y sin aplastarlo.

Lo echas a un cuenco y lo aliñas con zumo de limón, sal y pimienta. Recuerda que las verduras también llevan. Lo mezclas muy bien y lo llevas a la nevera mientras preparas la salsa.
Como todo, la salsa va a gusto del consumidor pero a mi me gusta hacerla con dos cucharadas de soja, una de miel de la alcarria y una de aceite de oliva buenecito. La bates bien hasta que emulsione.
Mezclas todos los ingredientes en un mismo cuenco y emplatas. Para ello puedes usar un molde redondo o aprovechar como hago yo las conchas de las vieiras.
Finalmente riegas con la vinagreta y si quieres, espolvoreas algo de ralladura de limón y perejil picado o cebollino.
tartaratunrojocanapesvieira
Notas:
La salsa vinagreta siempre va a gusto. Lo mejor es que añadas los ingredientes poco a poco y vayas probando hasta dar con tu punto.
El wasabi es opcional, pero si quieres darle un toque oriental, le va que ni pintado.
Con los ingredientes, ocurre lo mismo. Tal vez a ti una cebolleta te resulte demasiado y prefieras usar sólo media o menos pepino… Al tartar le pillas el punto cuando lo has hecho más de una vez. Y aunque he dado cantidades, lo mejor es hacerlo a ojo de buen cubero.
¿Lima o limón? Lo que prefieras o lo que haya en casa.
Lo de dejar el huevo cocer 7 minutos desde que el agua rompe a hervir es sólo cuestión de gustos. Prefiero la yema jugosa. De cualquier modo, no es bueno dejarlos más de 10 minutos hirviendo
¿Miedo a comer pescado crudo? ¡Ninguno! Si el pescado es de calidad y es fresco fresquísimo, no pasa nada. Eso si, tienes que mantenerlo frío mientras preparas el tartar. Puedes enfriar los cuencos metiéndolos en el congelador, o puedes usar dos cuencos: uno grande con hielo en el que introduces otro más pequeño con los ingredientes. Y recuerda que puedes y debes mantenerlo en la nevera hasta que lo emplates. Pero que esté frío en todo momento es lo más importante y sobre todo, comerlo en cuanto llegue a la mesa ;P. El fin no justifica los medios en este caso, así que, anímate a preparar tartar de la manera que más cómoda te sea.
Va por ti.

TACOS DE ATÚN CON SEMILLAS DE SÉSAMO

Estos tacos son perfectos para cualquier ocasión. Una cena del día a día en casa, una cena con amigos, con la familia, etc. Como aperitivo son ideales.

La receta original era con bonito pero esta vez lo he hecho con lomos de atún congelado que de vez en cuando compro en Mercadona y os aseguro que sale bien con ambos pescados.

Ingredientes:

300g aproximadamente de Lomos de Atún
100g de Harina
100g de Pan rallado
1 Huevo
50g de Sésamo (HACENDADO por ejemplo)
Sal
Pimienta blanca
Aceite de Oliva Virgen Extra

Preparación:

Cortamos los lomos en tacos tamaño bocado.

Salpimentamos y los pasamos por la harina, el huevo y el pan mezclado con las semillas de sésamo.

Freímos en abundante aceite de oliva virgen extra a temperatura media hasta que queden dorados.

Consejo:


Si queréis, podéis echarle un chorrito de limón, aunque así, sólos, se comen bien. A los niños les gustó mucho. Bueno, y a los mayores también.

También empané pollo de esta manera y quedó muy sabroso.

Fuente: APTC

atún con sésamo Atún congelado Mercadona niños

ROLLO DE SÍMON, PERO DE ATÚN FRESCO…

rollo de atun fresco rollo de atún fresco rollo de atún fresco

Símon es la tía de mi marido y fue ella quien me dió ésta receta. ´

Me gustó mucho y por eso he querido publicarla.

Lo he hecho dos veces, una con atún y otra con bonito, pero creo que con atún está más rico, más sabroso.

La primera vez que lo hice, no se me rompió ningún rollo, pero la segunda vez sí.

Por eso os advierto que no manipuléis mucho los rollos cuando los friáis para evitar que se rompan.

Ingredientes:

3/4 kg de Lomo de Atún
1 cajita de Jamón Serrano picado
1 lata de Pimientos del piquillo ó morrones
1 lata de Aceitunas rellenas de anchoa
1 Huevo cocido
1 Huevo fresco
Miga de pan mojada con agua y escurrida (no vale pan rallado, ¡cuidado!)
Sal
Pimienta
1 Diente de ajo majado
Harina
     Para la salsa:
Aceite de Oliva Virgen Extra
1 Vaso de Vino blanco
2 Cebollas grandes

Preparación:

Meter el atún en agua, cambiándola de vez en cuando, para que el pescado quede limpio de sangre.

Esto podéis hacerlo por la mañana temprano, así estará listo cuando se acerque la hora de prepararlo.

Una vez el atún está limpio, se tritura la carne con un tenedor, se pican el jamón, las aceitunas, el huevo cocido y los pimientos del piquillo (yo usé picadora), se bate el huevo, se salpimenta y se mezcla todo.

Con ésta cantidad se hacen dos rollos cómo el que véis en la foto.

Sobre papel de aluminio se echa harina y la mitad de la mezcla.

Se aplasta y se enrolla con ayuda del papel.

Una vez hemos hecho los rollos y los hemos enharinado, se envuelven en film transparente y se meten en la nevera media hora para que se endurezcan.

Se quita la harina sobrante y se fríen con cuidado para que no se rompan, así que, os aconsejo, que los mováis poco cuando estén en la sartén.

Con el aceite que sobra, freír la cebolla muy picada ó cortada en juliana, añadir vino blanco y dejarla cocer.

Cuando la cebolla esté casi cocida, echar los rollos en esta salsa y cocer todo junto unos minutos, aunque si queréis, podéis echarlos en un recipiente apto para microondas y cocerlo ahí unos cinco minutos. El caso es que los rollos cuezan con la salsa y cojan su sabor.

Símon dice que cocerlo en el micro es más fácil y así no se rompen los rollos.

Antes de servirlo, quitárle la cebolla.

Sobre una tabla, con un cuchillo de sierra y con cuidado, cortárlo en rodajas.

Se puede comer caliente con la cebolla por encima.

O frío con mahonesa.

En casa lo preferimos caliente con cebolla.

Consejo:

Una vez que el rollo ha cocido con la cebolla, es mejor dejarlo reposar unas horas en la nevera para que coja más sabor.

Lo ideal es hacerlo el día de antes, y sin cortar, tenerlo reposando en la nevera. No pasa nada porque se vuelva a calentar en el micro cuando vayáis a comerlo.