OREJA DE CERDO A LA MOSTAZA DIJON. APERITIVO.

 

Aperitivo español donde los haya. En él tenemos aceite de oliva virgen extra, cerdo y miel de la alcarria.

Todos, productos emblemáticos de nuestra gastronomía.

Va por vosotros y por Paco, que es quien me ha dado esta receta.

Si os gusta la oreja, tenéis que hacerla de esta manera, al menos una vez.

Ingredientes:

1 Oreja de cerdo
7 Bolitas de pimienta negra
1/2 Cebolla
1 Cucharada de sal
Mostaza Dijon *ver nota
Pan rallado
Aceite de Oliva Virgen Extra
Miel (opcional)

Preparación:

Se cuece la oreja de cerdo entera con media cebolla unas bolitas de pimienta negra y bastante sal. Si digo bastante, es bastante.

Cuando esté tierna, en la olla no se tarda más de media hora, se saca y se deja enfriar.

Una vez fría, se parte en trocitos y se embadurnan bien de mostaza.

Se empanan, se tratan con cuidado para que no se deshaga el empanado y se fríen en aceite muy caliente. Mejor en freidora. No soy amiga de este aparato pero reconozco que algunas veces viene muy bien y ésta es una de esas ocasiones.

Si queréis, yo lo recomiendo, podéis echarle un hilito de miel una vez estén fritos y emplatados. Cambia el sabor por completo.

Nota:

Para esta oreja que no era muy grande, usé cinco cucharaditas de postre colmadas de mostaza dijon.

Lo ideal es que los trocitos de oreja no sean como los de la foto (en daditos)..Es mejor partir la oreja en tiritas del mísmo grosor que los aros de calamar o las patatas fritas a la larga por ejemplo.

 

CARPACCIO DE CALABACÍN CON QUESO CREMA

Te aseguro que es un bocado delicioso que crea adicción y es muy fácil hacerlo.

Sólo tienes que partir el calabacín en tiras muy finitas. Hazlo con el pelador de verduras o con una mandolina.

Cuanto más pequeño y delgado sea el calabacín, mucho mejor.

Lo escaldas diez segundos en agua hirviendo con sal. No escatimes en sal, ya sabes que el calabacín es algo insípido.

Escurre las tiras y mételas en un recipiente con agua fría, muy fría..



Unos segundos después, cuando las tiras estén frías, las vas sacando una a una según vayas haciendo los rollitos.

Para ello, coges una cantidad no muy grande de queso crema con una cucharita de postre. Lo colocas sobre el extremo de la tira de calabacín, echas algo de sal y pimentón o pimienta y lo enrollas.

Una vez estén hechos puedes volver a espolvorear un pelín de esa misma especia o condimento y le echas un hilito de aceite de oliva virgen extra.

Puedes hacerlos con pimienta, pimentón o miel.

Los tres sabores me gustan mucho. ¿Cuál prefieres tú?

A los que llevan pimienta o pimentón, no olvides echarles un chorrito de aceite de oliva virgen extra cuando estén hechos.

Ya me contarás si lo haces en casa.

Mira este video y comprobarás lo fácil que es hacerlos.

Ingredientes:

1 calabacín pequeño
Queso crema
Pimentón, pimientas, miel (A elegir. Esto es para espolvorear lo que os guste una vez esté emplatado)
Sal
Aceite de oliva virgen extra

Va por ti

 

calabacín, como sonaprovechar.

SALSA DE LANGOSTA CON TABASCO

Esta es de esas salsas que están mucho mejor de un día para otro. No se os ocurra tomarla recién hecha o caliente porque no os va a gustar tanto…o si.

Como la receta me la dió Paco, la etiqueto con la coletilla “Paco Mérselos“. Me encantaría que alguna vez preparáse un pincho o aperitivo y lo fotografiase. Después, yo editaría la entrada para publicarlo y quedaría tan contenta, pero nada, que no lo convenzo. (Paco no sonrías).

Ingredientes:

1 Lata de Crema de Langosta (300g) (usé la de Campbell’s)
100ml de Leche entera
8 Palitos de cangrejo o surimi
Unas gotas de Tabasco
2 Cucharadas de Coñac
Un Par de vueltas de molinillo de Pimienta (no más)
Media barra de pan cortada en rebanadas finitas

Elaboración:

Poner a hervir la crema de langosta con la leche y la dejarla que suba tres veces, retirándola cada vez que vaya a subir. Hay que darle muchas vueltas con una cuchara.

A continuación, le agregáis el coñac, unas gotas de tabasco y la pimienta molida. Removéis bien y se le añade el surimi muy picado.

Le dais un par de vueltas y lo dejáis enfriar.

Servid esta salsa en un recipiente que os guste, y comedla untada en rebanadas muy finitas de pan tostado en el horno, que aportará el toque crujiente.

Hay que tomarla fría y reposada al menos unas horas en la nevera. De un día para otro, mucho mejor.

No imagináis como va cambiando el sabor según van pasando las horas y va enfriando.

Hay otras salsas en el blog que también os van a gustar. “No me gusta la palabra dipear“, “Paté de Aceitunas Negras“y “Tzatziki Lebrel