morcilla de burgos con salsa de naranja al azafrán de La mancha

Si, ya se que ha pasado mucho tiempo desde la última vez que publiqué una receta pero ha sido todo por causa de fuerza mayor (lo conté aquí) y la vuelta tenía que ser con un aperitivo hecho con las dos cosas que más me gustan: Morcilla de Burgos Rios y mi Azafrán de La Mancha. (Ferrán, por favor, no digas nada. Ya tú sabes)

Por cierto, mi cámara está siendo reparada y he hecho las fotos con el móvil. No quedan igual pero sirve para un apaño. Espero que me lo perdonéis.

Este aperitivo lo he hecho en varias ocasiones y siempre ha sido un éxito. La última vez, antes de escribir esta entrada lo hice para Elo, Rosa y Carmela. A Carmela no le gusta la morcilla pero hace días me preguntó si ya había publicado la receta porque quería hacerla para unos amigos, así que, Carmela, Elo y Rosa, con el permiso del resto de los lectores, esta vez, va por vosotras.

Ingredientes:

1 morcilla de Burgos Rios

2 naranjas

20 hebras de Azafrán de La Mancha

Sal

1 cucharada sopera (cs en adelante) de harina de maíz

1 cs de vinagre de manzana o de vino

1 cs de miel

2 cs de aceite de oliva virgen extra

Ralladura de naranja

Elaboración:

Haz el zumo de naranja y reserva.

Rompe las hebras de azafrán un poco con los dedos bien secos y limpios.

Échalas al zumo y deja reposar.

Mientras tanto, corta la morcilla en rodajas gruesas de unos 2 o 3 cm de grosor. Las de Rios se pueden comer con piel pero si quieres, la puedes quitar.

Ásalas por las dos caras en una sartén antiadherente muy caliente. No hace falta que uses aceite.

Colócalas en una fuente.

Ahora haz la salsa. Para ello, echa el zumo con el azafrán a un cazo y ponlo a fuego medio. Incorpora la maicena y dale vueltas hasta que desaparezcan los grumos. Añade la miel, el vinagre, el aceite y la pizca de sal.

Sin dejar de darle vueltas, deja que hierva hasta que espese sólo un poco.

Cuando esté lista, la echas con ayuda de una cuchara sobre la morcilla.

Con un rallador espolvorea ralladura de naranja.

¡Buen provecho!

Notas:

La salsa de naranja que sobre puedes utilizarla para acompañar carnes a la plancha incluso algún pescado.

Otro día voy a sustituir la naranja por piña o mango o tal vez melocotón… seguro que queda bien. ¿Por qué no lo intentas tú con una de esas frutas?

La calidad del azafrán es muy importante. Más de lo que parece. No todos aportan el mismo aroma, color y sabor.

Para sacarle mayor rendimiento, conviene triturarlo o molerlo. Se puede hacer con los dedos si lo queremos roto, con ayuda de un mortero o colocando las hebras sobre un trocito de papel no adherente (papel de hornear, por ejemplo), doblarlo y pasarle por encima una cuchara hasta que todo quede pulverizado.

Podéis visitar la web de la DOP Azafrán de La Mancha y/o seguir sus redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram y YouTube). Siempre dan consejos para sacarle mayor rendimiento a esta especia que a parte de color, aporta aroma y sabor. ¿Sabías que es potenciador natural del sabor y que puede ser sustituto de la sal en un momento dado? No enmascara el sabor de los alimentos. Los mejora. Pero de verdad, no exagero si te digo que debes usar uno de buena calidad.

Para estar seguros de su procedencia y calidad debemos buscar estos sellos en el envase, que son: la marca de conformidad de la Fundación Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Azafrán de La Mancha y el sello europeo de la DOP

CANAPÉS DE SARDINAS EN SALAZÓN

Las sardinas en salazón o sardinas anchoadas me encantan. De hecho en el blog ya publiqué hace tiempo una receta con ellas. Pondré el enlace al final de esta entrada por si lo quieres leer.

La cantidad de mahonesa y cebolleta va a ojo pero como se que hay lectores que quieren cantidades exactas, las he medido. Que a ti te gusta que tenga más cebolla, pues le añades una poca más.

Es un aperitivo agradecido porque con una sardina podemos hacer hasta 3 canapés. Que tú quieres una tosta, pues no hay problema. Colocas la sardina entera y problema resuelto.

Lo importante es que la base sea crujiente. En esta ocasión he usado pan de molde tostado en el horno y queda bien pero creo que es mejor algo que cruja más, como por ejemplo, una regañá de esas que tienen tamaño bocado y son cuadradas o rectangulares.

La mostaza le da un toque dulce que combina muy bien con la mahonesa.

 

Ingredientes:

150-180 g de sardinas en salazón o sardinas anchoadas

100 g de mahonesa (2 cucharadas soperas generosas)

25 g de cebolleta muy picada (en brunoise que dirían los expertos)

Mostaza dulce

Pimienta negra

Pan de molde o regañás tamaño bocado

Elaboración:

Corta en tres trozos cada sardina.

Pica la cebolleta en brunoise y mézclala con la mahonesa.

Unta un poco sobre la regañá.

Coloca un trozo de sardina.

Echa un poco más de la mezcla sobre la sardina y pon un botón de mostaza.

Espolvorea pimienta negra y ¡a disfrutar!

Va por ti. Seguro que te va a gustar.

Notas: 

La mahonesa con la cebolleta puedes hacerla con antelación y reservarla unas horas en la nevera, así, cuando llegue la hora de tomar el aperitivo, sólo tendrás que montarlo. Se tarda poco.

Si lo deseas, también puedes cortar las sardinas y reservarlas en su aceite hasta el momento de montar la tapa.

Otra receta con sardinas en salazón que puedes leer en el blog es:

Si prefieres sustituir la mahonesa por lactonesa, aquí tienes la receta para hacer lactonesa.

Pimientos de Padrón. Aperitivo

Si prefieres que los pimientos queden crujientes, este es tu aperitivo y si encima te gusta el queso de cabra, ya estás tardando en memorizar la siguiente receta.

La leí en un libro que me regaló Gema, una amiga.

En el libro, «Cocinar en 3 pasos. Recetas para cada día», quitan las pepitas a los pimientos pero a mi me apetecía dejárselas, al fin y al cabo, la graci-a de estos pimientos reside en gran parte ahí.

Por cierto, ¿te has dado cuenta de que estreno dominio?. A partir de ahora la url del blog será www.pinchos-canapes.com

¡Vaya! que me desvío del tema. Vayamos con los ingredientes:

200g de pimientos de Padrón

2 cucharadas de hierbabuena fresca picada

1 cucharada de miel

Sal

Pimienta

100g de queso de cabra tierno (rulo)

Con sus semillas

Elaboración:

Limpia los pimientos con un paño húmedo.

Córtalos a lo largo por la mitad.

En un cuenco mezcla el queso de cabra con miel, hierbabuena muy picada, sal y pimienta. Debe quedar una pasta untable.

Enciende el horno y ponlo a 220º.

Coloca papel sulfurizado sobre la rejilla del horno.

Rellena, aunque no demasiado, los pimientos con esta mezcla y ve colocándolos sobre la rejilla. Yo lo hice con una cucharita de postre, aunque un cuchillo también te puede servir.

Hornea unos 5 minutos o hasta que el queso esté dorado.

Servir calientes.

Sin semillas. Aconsejo dejarlas.

Va por ti.